Erg es la palabra de origen árabe que define la región arenosa de un desierto. En el desierto del Sahara son muchos los erg que podemos encontrar, algunos más conocidos que otros (como por ejemplo el turístico Erg Chebbi). En este post queremos hablaros de uno de los principales erg de Marruecos: las dunas de Erg Chegaga. No es un completo desconocido, sobretodo en el mundo de los viajes de aventura y de los rallies. Por allí pasan algunas de las mejores rutas en 4x4 y moto offroad del desierto de Marruecos. Pero sí que es quizás uno de los más desconocidos para el gran turismo en Marruecos.

En GR11 Viajes puedes encontrar viajes que pasan por Erg Chegaga regularmente, como el Sahara Desert Challenge o la SCRAM Africa.

Dunas de Erg Cheggaga

Cómo llegar hasta las dunas de Erg Chegaga

Las dunas de Erg Chegaga se sitúan en el sur del Atlas, a unos 450km de Marrakech y a unos 110km de la localidad de Zagora. La localidad más cercana al erg es M’Hamid.

Desde Marrakech se puede llegar en un día de ruta en coche hasta M’Hamid. La carretera cruza el Atlas por el paso de Tizi’n’Tichka. Una vez en el sur de la cordillera montañosa, pasamos cerca de la famosa kasbah Ait Ben Haddou. A continuación, la carretera se adentra en uno de los palmerales más grandes del mundo: el palmeral del valle del río Draa. Al final del valle se ubica Zagora, la puerta del desierto. Desde Zagora salían las antiguas caravanas de camellos hacia el desierto. Hay un famoso cartel a la salida de Zagora que indica que hay 40 días de ruta a camello hasta Tomboctou, en Mali.

Pasado Zagora, seguimos por la carretera hasta M’Hamid. Podemos optar por dormir en hoteles de gran categoría y precio muy correcto, o bien en haimas a pié de las pequeñas dunas.

Desde M’Hamid, para llegar a Erg Chegaga se debe conducir exclusivamente por pistas, de dificultad media, con arena y terreno de todo tipo. La ruta más habitual es la que llega a pié de dunas a través del Oasis Sagrado (aprox. una hora y media de ruta). Una vez llegamos a pié de erg, encontraremos algunas haimas bereberes donde podremos tomar té y comer algo. En algunas podemos incluso pasar la noche.

 

En este punto tenemos dos posibilidades: volver hacia M’Hamid o bien seguir hacia el sur rumbo al lago Iriki, uno de los lagos secos más grandes y espectaculares de la región. ¡Si optáis por la segunda opción, no os decepcionará para nada!

Cómo llegar al lago seco de Iriki

Seguimos conduciendo por el río de arena que discurre junto a las enormes dunas de Erg Cheggaga. La pista es muy técnica y requiere experienca de conducción en arena. Hay mucha, mucha arena. Si vais en moto, esta pista es sólo apta para conductores con mucha experiencia en offroad.

Pasados unos 30km, el paisaje se abre y se intuye el inicio del lago seco. El paisaje es asombroso. A mitad de lago hay algunas pequeñas construcciones donde los locales sirven té y aperitivos. De todas formas, estas construcciones no alteran mucho la soledad e inmensidad que se puede percibir en este lago seco. La superficie del lago, totalmente lisa, dibuja un paisaje único e inolvidable.

Una vez llegados a este punto, nuestra recomendación es seguir por la pista hasta la localidad de Foum Zgid, donde podremos pasar la noche en el hotel Bab Rimal.

De vuelta a Marrakech

Bien desde Foum Zgid o bien desde M’Hamid, la vuelta a Marrakech puede realizarse en un día de ruta. Así pues, desde Marrakech existe la posibilidad de realizar esta escapada de tres días hasta uno de los lugares del desierto más bonitos: las dunas de Erg Cheggaga.

Desde GR11 Viajes podemos organizar vuestro viaje hasta Erg Cheggaga en Marruecos. No dudéis en consultar y contactar con nosotros para más información.