Viaje al Kirguistán

La estadística avala el hecho de que, tras pronunciar el nombre de Kirguistán, un vistazo al mapa suele ser obligatorio. La República de Kirguistán es uno de esos países que pocas veces (o casi nunca) aparece en escena, tanto en conversaciones como en el panorama de actualidad. Este pequeño país ex-soviético se sitúa prácticamente en el corazón de Asia, con frontera con China, Kazajistán, Uzbekistan y Tajikistan. Y creedme: Kirguistán es un pequeño y remoto tesoro. Y, en contra de lo que pueda parecer, ni de lejos es un país inaccesible o complicado: hay vuelos a buen precio hacia la capital, Bishkek, desde prácticamente cualquier ciudad europea, la mayoría con escala en Moscú o Estambul. Y un viaje al Kirguistán da mucho de sí, porque en Kirguistán hay muchísimo por ver y por conocer.

Kirguistán en la actualidad

Viajar a Kirguistán implica un contraste cultural bastante interesante. En él se respiran aún los aires soviéticos del que fue el último país que lo incluyó en su territorio: la URSS. La autonomía del país llegó en 1992 y, tras ella, la mayoría kirguís del país ha ido lenta pero constantemente reivindicando su cultura y tradiciones, frente a la rusificación que implicó formar parte de la extinta Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas. La comunidad rusa es una minoría, afincada mayoritariamente en el norte del país, siendo los kirguíes la mayoría étnica del país y coexistiendo de manera oficial tanto la lengua kirguís como la rusa. Pese a la homogeneización y sedentarización que suposo el periodo soviético (palpable sobretodo en su capital, Bishkek), las costumbres y tradiciones nómadas han podido conservarse, pese a que se han modernizado.

Viaje al Kirguistán

El nomadismo

Según nos cuenta Sirgal, nuestra amfitriona en las yurtas del lago Kol Suu, “son pocos los nómadas auténticos que aún quedan. Aún hay, y no quieren nada de comodidades: van a caballo, llevan todo a cuestas y apenas tienen contacto con la civilización, que conocen perfectamente, pero no les interesa en absoluto. Pero la mayoría, como nosotros, tenemos nuestras yurtas y vamos a las montañas con el buen tiempo, de abril hasta mediados o finales de setiembre, depende del año. Si en la familia hay hijos, como en la nuestra, hacemos coincidir el inicio de las vacaciones de verano de los niños para dejar la capital, tomar las yurtas e instalarnos en nuestra parcela. Porque todos tenemos una parcela a la que vamos cada año: es nuestro pequeño pedazo de tierra, donde montamos nuestras yurtas, tenemos a nuestro ganado y vivimos como antaño, no sin algunas comodidades actuales como televisión, placas solares y, por supuesto, jeeps. Con la llegada del frío o de la época escolar, volvemos a nuestras casas en la ciudad o el pueblo, y dejamos las yurtas en almacenes de localidades cercanas a nuestros terrenos. En nuestro caso, contratamos a un vaquero para que cuide de nuestro ganado durante el invierno, y él vive en nuestra casa de piedra construida en nuestra parcela“.

Viaje al Kirguistán

Idioma

Sirgal sólo habla ruso y kirguís, pero está aprendiendo inglés y asegura que le gustaría hablar francés y, por supuesto, castellano. El alemán es una lengua que también puede oírse rara vez por aquí. Para el viajero, comunicarse aquí es complicado si no se habla una de las lenguas autóctonas, porque incluso el inglés no está extendido. No obstante, esto no impide poder moverse con facilidad por el país, de un tamaño relativamente pequeño.

viaje_al_kirguistan_gr11_viajes_04

La ruta por Kirguistán

La ruta por Kirguistán que proponemos en GR11 Viajes nos lleva, durante nueve días, a los sitios más interesantes de este país, y nos permite experimentar los contrastes que nos ofrece día a día. Desde la capital Bishkek, una ciudad soviética clásica con poco interés, hasta las zonas más altas de las montañas de Tian Shan, pasando por lugares históricos de la Ruta de la Seda como el caravanserai de Tash Rabatvisitando el segundo lago alpino más grande el mundo, el lago Issyk-Kul (en su traducción, “aguas calientes”), y disfrutando de paisajes increíbles en lugares como el lago Son-Kol, el Parque Nacional de Ala-Archa, la región fronteriza con China cerca del lago Kol-Suu, el Fairy Tale Canyon, Jeti-Oguz Gorge y mucho más.

viaje_al_kirguistan_gr11_viajes_02

A lo largo de la ruta en 4×4 o moto nos adentraremos en lugares apartados en un ya de sí remoto país. Dormiremos en las yurtas tradicionales junto a Sirgal y su família, o junto a la família de Joloman en el lago Son Kol. Nos recibirán en Naryn, capital de la región, para una cena antes de salir hacia el paso de Torugart y las regiones de montaña más altas. Montaremos a caballo y aprenderemos a disfrutar del ritmo pausado que exige la vida nómada. Tiempo habrá también para degustar la gastronomía local, muy parecida a la de sus países vecinos, así como de conocer los centros de artesanía local en Kochkor, cerca ya del lago Issyk-Kul, que centrará la parte final del recorrido. Ya en Bishkek, aprovecharemos para descansar, visitar los cuatro puntos de interés de la capital y recordar los días de viaje: las personas, los increíbles paisajes, los contrastes de todo tipo… y ya nunca más Kirguistán será ese gran desconocido para nosotros, sino que será ese pequeño gran país que ojalá hubiéramos conocido antes.

viaje_al_kirguistan_gr11_viajes_03


Viaje al Kirguistán

Haz click aquí para conocer nuestro viaje al Kirguistán,
Kyrgyzstan Adventure de GR11 Viajes

Texto y fotos: Ignasi Calvo (GR11 Viajes)