Crónica de viaje en el Transiberiano 2019. Parte 1: Moscú


Viaje En Transiberiano Moscu 11

¡Un saludo a todos desde el tren hacia Kazán! Es nuestro primer tramo en tren de los seis que realizaremos en este viaje en el tren Transiberiano que se lleva a cabo del 2 al 21 de agosto. Somos un grupo de 9 personas, de los cuales 7 llegaremos hasta Pekín y dos hasta Vladivostok, tras visitar el lago Baikal.

Nuestra primera parada ha sido la capital de Rusia, Moscú. El viernes 2 de agosto salimos en avión y al día siguiente, a las 9, hicimos el primer briefing del viaje. Entregamos la guía de viaje y la camiseta de obsequio, y salimos a descubrir la ciudad.

Uno de los momentos más esperados era entrar en la Plaza Roja. Así que directos a ella fuimos, por la calle Tverskaya, una de las principales avenidas de la capital. Pese a que la Plaza Roja estaba cerrada a medias por un evento, la estampa no defraudó: la visión de la Catedral de San Basilio al fondo, con el Kremlin a mano derecha, las galerías GUM a mano izquierda y la gran plaza enfrente, es una de las más características de Moscú. 

Moscú es una ciudad que se renueva constantemente. Recientemente se ha inaugurado un gran parque junto a la Plaza Roja: el parque Zaryadye. Tuvimos la ocasión de visitarlo y de hacer una foto panorámica sobre las colinas del parque y desde la plataforma construida sobre el río Moskva. 

En las galerías GUM (iniciales de lo que se traduciría como “Tienda Universal Estatal”) aún existe un restaurante que conserva la estética de la época soviética de la URSS: es el restaurante Stolovaya 57. Almorzamos ahí, y tras el almuerzo, nuestra guía especialista en el Kremlin nos esperaba junto al mausoleo de Lenin, en la Plaza Roja, para iniciar la visita guiada a la sede del poder ruso.

La visita al Kremlin es una de las visitas obligadas en Moscú. El Kremlin es un recinto cerrado, sede del Gobierno de la Federación Rusa, en el que además hay tres iglesias alrededor de una plaza que suele servir de escenario de diferentes eventos políticos. También en el Kremlin se encuentra el edificio del antiguo Partido Comunista, así como la Campana del Zar.

Tras la visita, el grupo había decidido ir a ver la representación de El Lago de los Cisnes al mítico Teatro Bolshoi, así que fuimos rápido al hotel a mudarnos y regresamos al centro para asistir a la función. Luego, cenamos en un restaurante georgiano y… ¡a por un merecidísimo descanso! 

El domingo 4 de agosto de 2019 lo iniciamos visitando el metro de Moscú, conocido coloquialmente como “El Palacio del Pueblo”. El metro es una atracción turística por sí sola. Construido para dar cabida a toda la población moscovita en caso de guerra, sus estaciones son como salas de palacios, cada una con una temática diferente.

Tras pasar un rato bajo el suelo, salimos a la superficie en la parada de Mayakovskaya para tomar el barco a través del río Moskva. Un paseo de un par de horas para descansar y contemplar la ciudad desde otro punto de vista, pasando enfrente de edificios muy singulares de la capital como la Duma, el Ministerio de Defensa, la Universidad, la catedral del Cristo Salvador y el mismo Kremlin.

Hora de almorzar, de nuevo en el Parque Zaryadye. Comimos en los nuevos restaurantes del parque y nos dirigimos después a la calle Arbat, una calle peatonal repleta de artistas y tiendas de regalos. Arbat sería el punto final de nuestra visita a Moscú, con todo el grupo con ganas de volver a la capital en un futuro próximo para poder profundizar más en ella. Moscú bien merece una semana… ¡o un mes!

Pero esto es el Transiberiano, así que tenemos que iniciar la ruta! Volvimos al hotel para recoger las maletas e ir hacia la estación de tren. Unos taxis nos recogieron para llevarnos a la estación de Kazanskaya, donde a las 20:50 tomamos el tren nocturno hasta Kazán, nuestro próximo destino. 

¡En breve os relataremos nuestro paso por Kazan!